Olor y cultura

Gracias a la memoria olfativa que se estructura en el sistema límbico vinculada a la experiencia del individuo y a las circunstancias presentes, el mensaje originado tras la percepción experimenta una influencia moduladora y pasa a la zona del hipotálamo, donde las neuronas, sensibles a las variaciones de los parámetros orgánicos, como los de glucemia, osmolaridad, nivel de hormonas sexuales, etc., adecúan las reacciones y determinan el comportamiento de acuerdo con el estado fisiológico. Al mismo tiempo, dado que en la memoria olfativa cada olor percibido está asociado a una imagen mental y, por lo tanto, ha adquirido una determinada significación, cada individuo organiza sus sensaciones olfativas aportando sus propios recuerdos e imágenes personales y, consecuentemente, puede tener un comportamiento particularizado. Esta es la razón de que un olor pueda ser agradable para uno y desagradable para otro, y más aún si se trata de individuos pertenecientes a ámbitos sociales o culturales diferentes. La percepción que una persona tiene del mundo exterior está condicionada, desde su nacimiento, por los mensajes olfativos que recibe. De aquí la importancia de la función e influencia de los olores en el comportamiento cotidiano de las personas, a pesar del relegamiento de su sistema olfativo en la consideración científica hasta no hace mucho tiempo. Los olores, en sus incidencias más primarias para el hombre, están relacionados con factores positivos y negativos de su entorno. Las investigaciones más recientes parecen demostrar que tales incidencias trascienden los campos de la alimentación o de prevención ante ciertos peligros. Según Margret Schleidt, del Instituto Max Planck de Fisiología del Comportamiento y Etología Humana, las definiciones de los olores abarcan «prácticamente todos los órdenes de la vida». Figuran en primer lugar los llamados «olores de civilización» y, a continuación, los olores de alimentos, los de la naturaleza y los humanos.perfumesEl olor de un alimento archivado en nuestro cerebro como deseable o apetecible pone en marcha una cadena de reacciones fisiológicas destinadas a prepararnos para ingerirlo: incremento de las salivación, contracción de ciertas partes del aparato digestivo, etc.

Perfumes y fragancias

perfumes cultura
Mapa del sitio
Mobile Theme Switch DEBUG
Current Theme : eleven40
Checking rule
+ Source : Mobile
+ Theme : mobi
Check if isMobile() : false
Rule not valid.


Theme To Be Used : eleven40