Perfumes para los muertos

Por ser la egipcia una sociedad con profundas inquietudes espirituales, no es de extrañar que los perfumes se utilizaran principalmente en dicho ámbito, y de entre las numerosas ceremonias que configuraban la compleja práctica religiosa egipcia, ninguna más importante que la de la preparación y el pasaje hacia la otra vida, es decir, la momificación.

Diversas crónicas, desde Diodoro hasta Herodoto, relatan cómo el cadáver, tras extraérsele el cerebro y las visceras, era rellenado con estopa impregnada en resina perfumada, y en el trayecto del sarcófago a la tumba se quemaban grandes cantidades de incienso y de otras sustancias aromáticas. Por último, entre los regalos depositados junto a la momia nunca faltaban los más variados perfumes, algunos de cuyos recipientes han llegado a nuestros días y constituyen uno de los más bellos testimonios de la antigua artesanía egipcia.

Así mismo, los perfumes desempeñaban un papel protagonista en algunas celebraciones y ceremonias religiosas habituales entre los egipcios; los sacerdotes, sobre los que recaía la responsabilidad de su elaboración, debían efectuar cada día una ofrenda aromática triple: resina por la mañana, mirra al mediodía y el perfume sagrado, denominado Kyphi (cuya fórmula específica se desconoce), por la noche.

A pesar de ello, el perfume también poseía una importante dimensión profana, y era empleado con fines estéticos o sociales. Las damas de la alta sociedad egipcia, por ejemplo, utilizaban un perfume cuya elaboración, sumamente compleja, comprendía, entre otras sustancias, una mezcla de sulfuro de plomo y cuero, previamente cocidos en el interior de un limón y mezclados con coral, sándalo, perlas y otros componentes que, en último término, se pulverizaba y rociaba sobre el rostro.

Así mismo, cabe destacar también la costumbre de llevar colgadas al cuello pequeñas bolsas de granos aromáticos, que eran inhaladas ocasionalmente. Según cuenta la leyenda, parece ser que Cleopatra, símbolo intemporal de la seducción, utilizaba los perfumes para ganarse el corazón de los hombres, y que tenía la costumbre de embadurnar con esencias aromáticas la estancia donde ofrecía los banquetes a su amante, Marco Antonio.fraganciasCofre de cosméticos que forma parte de un ajuar funerario egipcio de la XVIII dinastía. En la imagen inferior, papiro de las XXI-XXII dinastías que muestra una ofrenda al dios Ra-Harakhti en forma de incienso y libaciones.

Perfumes y fragancias

cosmeticos egipcios, cofres egipcios, ajuar funerario egipcio, ofrendas egipcias a los muertos
Mapa del sitio
Mobile Theme Switch DEBUG
Current Theme : eleven40
Checking rule
+ Source : Mobile
+ Theme : mobi
Check if isMobile() : false
Rule not valid.


Theme To Be Used : eleven40