Guerlain

La tradición familiar sostiene la marcha de una de las firmas más antiguas de la historia de la perfumería, Guerlain, cuyos secretos pasan de padres a hijos desde hace casi dos siglos. El fundador de esta distinguida saga fue el francés Pierre-François-Pascal Guerlain, quien se inició en el arte de la perfumería mientras realizaba estudios de medicina y química en Inglaterra. A su regreso, la moda en Francia eran las fragancias inglesas, lo que le permitió abrir un primer laboratorio en la Rué de Rivoli de París. La sutileza y originalidad de sus creaciones atrajeron a su tienda a la más alta aristocracia e incluso a la realeza de la época, para quienes elaboraba fragancias «a medida», pensadas para recrear una personalidad o un estilo en concreto. Pierre-François recibió la consagración definitiva en 1853 cuando la propia emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, le encargó un perfume para ella, y le permitió darle el nombre de Eau de Cologne Impértale. El frasco estaba inspirado en la columna del centro de la plaza Vendóme de París. Como ya se ha dicho, la tradición lo es todo en la casa Guerlain, y su hijo Aimé marchó también a Inglaterra para aprender el oficio. Cuando Fierre Frangois murió en 1864, Aimé se encargó de la creación, mientras que su hermano menor, Gabriel, se ocupaba de la comercialización, incluyendo el diseño de los frascos del perfume. Se suele considerar que la perfumería moderna nació en 1889, fecha en que Aimé dio a conocer Jicky, un perfume elaborado con la combinación de elementos naturales y sintéticos. La revolución consistía en que la nueva fragancia no buscaba tanto imitar los olores de la naturaleza como crear su propia atmósfera, despertar una emoción original y propia. En un primer momento, fueron los dandies quienes apreciaron el atrevimiento y la indefinible personalidad de Jicky, mientras que las mujeres tardaron todavía algunos años antes de atreverse a usarla, en parte animadas por la predilección que la célebre actriz francesa Sarah Bernhardt demostró por ella. Sin embargo, fue el sucesor de Aimé, su sobrino Jacques, quien hizo vivir la mejor época a los perfumes Guerlain. L’Heure Bleue (1912) recrea el ambiente especial del atardecer en una fragancia evocadora realizada a partir de notas de rosas, musgo y vainilla, que constituye uno de los secretos de Guerlain. Su mayor éxito fue, sin embargo, Shalimar, aparecida en 1925 y que retoma el acorde indefinible de Jicky para convertirlo en una fragancia turbadora, al aliento de los vientos vanguardistas que recorrían el París de los años veinte. Según se dice, la base de esta nueva creación fue la mezcla casual del célebre perfume de la casa con una esencia sintética de vainilla. En la actualidad; Shalimar representa aún el 16 por ciento de las ventas de la firma; un éxito rara vez alcanzado por perfume alguno. Otras dos grandes creaciones de Jacques Guerlain fueron Mitsuoko, de 1919, caracterizado por las notas de madera combinadas con notas frutales, y Vol de Nuil, de 1933. Jean-Paul Guerlain aprendió el oficio, como no podía ser de otro modo, junto a su abuelo Jacques, y a los dieciocho años era ya un experto perfumista. Con él la firma ha llegado a la actualidad, con una evolución jalonada de grandes fragancias que mantienen el toque inimitable de Guerlain: Vetiver, Chant d’Aromes, Hábil Rouge, Chamade, L’Eau de Guerlain, Pamre, Nahéma, jardins de Bagatelle, Derby y, sobre todo, Samsara, aparecido en 1989 y cuya versión dulcificada llegaría en 1995, con el nombre Air de Samsara. Las notas de jazmín y sándalo entran en un equilibrio vibrante en esta nueva obra maestra, cuyo nombre significa, en sánscrito, «vía de la sabiduría». Incluso los niños merecen la atención de Jean-Paul Guerlain, quien en 1994 les dedicó Le Petit Guerlain. Por encima del secreto de su fórmula, en la que las notas de vainilla y jazmín desempeñan un papel protagonista, el gran arte de la casa Guerlain ha sido mantener intacta, a lo largo de las distintas generaciones, la personalidad propia y original que permite reconocer siempre sus perfumes.perfumesExclusivo conjunto de estuche y frasco del perfume Le Mouchoir de Monsieur, lanzado por la casa Guerlain en 1904.

Mapa del sitio
Mobile Theme Switch DEBUG
Current Theme : eleven40
Checking rule
+ Source : Mobile
+ Theme : mobi
Check if isMobile() : false
Rule not valid.


Theme To Be Used : eleven40