Hojas, hierbas, ramas y tallos

Muchas de las plantas que aportan sus flores también contribuyen al arte de la perfumería con sus hojas y tallos. Tal es el caso; además del naranjo, del geranio, con las distintas especies del género Pelargonium, cuya esencia se obtiene por destilación al vapor; y de la violeta, Viola odorata, que a través de la extracción con disolventes volátiles produce una esencia aromática utilizada como fijador de otros elementos fragantes. Entre las numerosas plantas que pueden considerarse al respecto cabe destacar el pachuli, el mirto y la menta. El pachuli (Pogostemon patchouli) es un arbusto originario de Asia y Oceanía y cultivado en Indonesia, de cuyos tallos y hojas secas se obtiene, por destilación o por extracción con disolventes, un aceite esencial llamado pachuli, que constituye uno de los fijadores más finos para perfumes densos. El pachuli se caracteriza por su olor penetrante y algo alcanforado, que recuerda al almizcle. Al igual que la lavanda en Occidente, las hojas secas y reducidas a polvo del pachuli se utilizan en Oriente para perfumar telas y pieles, y para preservarlas también de los insectos.
El mirto (Myrtus communis) es un arbusto propio de la región mediterránea y tuvo una larga tradición aromatizante en la cultura romana, tanto en perfumería como en enología. Por destilación de sus tallos se obtiene una esencia cuyo principal elemento es el mirtenol, que forma parte de la composición de perfumes caracterizados por su frescura.
Posiblemente sea la menta la más fresca de todas las plantas aromáticas. La menta y la hierbabuena son plantas de gran utilidad tanto en gastro nomía, pastelería y farmacia como en perfumería. De las muchas especies de menta; las más apreciadas por los perfumistas son la Mentha piperita, que proporciona un fresco y delicado aroma, y la M. spicata, que es la más difundida. Las esencias obtenidas de estas especies forman parte de numerosos perfumes y colonias masculinos, sobre todo de tipo deportivo. En este apartado también cabe citar el muguet, del que antes sólo se utilizaban las flores, el eucalipto, el laurel, el pino, la salvia, el tomillo, el estragón, la albahaca, el hinojo, la artemisa y la melisa, entre otros.perfume mujerLa cananga; llamada en perfumería ylang ylang, es un elemento común en los perfumes de la familia floral, a los que presta su peculiar poder evocador del exotismo oriental más refinado.

Perfumes y fragancias

Hierbas, esencias de tallos
Mapa del sitio