Persistencia y tenacidad

El primer factor que debe tenerse en cuenta al elegir un perfume es que ejerza una acción armónica en los sentidos. Esta acción está condicionada por las funciones de sus distintos componentes, las cuales inciden en su olor y volatilidad. Dichas funciones determinan componentes de base; de complemento y fijadores o matizadores.
Los componentes de base son aquellas sustancias odoríferas que acompañan a los demás componentes y que dan forma al olor del complejo que constituye el perfume acabado. Para que la acción de los componentes de base se mantenga homogénea durante todo el proceso de percepción, sus elementos deben tener un grado de volatilidad similar, porque de lo contrario el fugaz predominio del olor de uno de ellos durante alguna fase perturbará la armonía del perfume. Por esta razón, dado que algunas sustancias odoríferas tienen un efecto aromático suave, poco penetrante y escasa volatilidad, mientras que otras se caracterizan por su acción penetrante durante la fase de volatilización, el perfumista busca combinarlas de modo que maticen y compensen la acción de unas y otras. Así mismo, la volatilidad de las sustancias de base y de las matizadoras determina la fugacidad del perfume, por lo que los perfumistas emplean en este caso los componentes llamados fijadores para reducirla. Así, los fijadores, al disminuir el grado de volatilidad de los demás componentes, determinan la persistencia que tendrá la acción aromática del perfume.
Pero el uso de los fijadores que determinan la mayor o menor tenacidad o persistencia de los perfumes está condicionado por la frecuencia con que éstos se empleen. Ello significa que las personas que no se perfuman habi-tualmente pueden elegir un perfume tenaz y persistente, cuyos efectos sigan percibiéndose varios días después de su aplicación. El inconveniente de estos perfumes es que no se puede utilizar otro nuevo mientras perduren en la ropa que se ha llevado con ellos. Por este motivo, aquellas personas que se perfuman con frecuencia optan por perfumes cuya persistencia no supera el lapso de unas horas. Así pues, es muy importante saber oler a la hora de elegir y comparar distintos perfumes, cuya composición suele figurar en algunos envases. No se trata de oler superficialmente, sino de procurar descubrir los matices y grados de evaporación de sus componentes. Quizás esto resulte un poco complicado para una persona no especializada, pero se trata de tener en cuenta que todo olor evoluciona, es decir, que «llega y se da a conocer».
fragancias
Para valorar adecuadamente la complejidad de una fragancia es aconsejable dar un tratamiento diferenciado a sus componentes en función de su volatilidad. El primer paso consiste en humedecer una mouillette con el perfume y analizar así las notas de cabeza, las más delicadas, al margen de olores ambientales.

Perfumes y fragancias

PERSISTENCIA, persistencia perfume

Opina

*

Mapa del sitio