La estructura de un perfume

Desde un punto de vista perceptivo, el perfume puede describirse como «una mezcla de materiales odoríferos con identidad propia, única y estéticamente adecuada». Es decir, una combinación equilibrada de materias primas, en la que cada una desempeña un papd importante en el resultado final Los perfumistas se basan en sus experiencias olfativas para crear un perfume. La formación del perfumista se inicia con la educación y el desarrollo del olfato, oliendo los principales productos naturales y sintéticos y los acordes básicos, para llegar, poco a poco; a realizar combinaciones agradables. En un principio, el perfumista intentará copiar la naturaleza, es decir, los olores de las flores, los frutos y las maderas. Si se compara la perfumería con otras artes, como la pintura o la escultura, se tratará de «arte figurativo». Una vez que el perfumista conoce estas combinaciones, y aplicando siempre su sentido de la estética y de la belleza, intentará conseguir la composición armoniosa deseada. En esta fase es fundamental su sentido de la creatividad.
En un perfume intervienen numerosos componentes de diversas procedencias: aceites esenciales, resinoides, absolutos y moléculas químicas definidas. Para crear una fragancia, el perfumista enumera los componentes que va a utilizar, pero en un orden directamente relacionado con la estructura del perfume. Es decir, la fórmula estará formada por tres fases: la salida; el cuerpo o corazón y el fondo. Estas tres fases suelen definirse por el tipo de productos utilizados en función de su volatilidad, o sea; del tiempo de evaporación de las materias primas o los componentes del perfume, si bien hay que recalcar que dichas fases se suceden sin solución de continuidad, interaccionadas. La salida de una fragancia está formada sobre todo por los componentes más volátiles. Es la primera impresión que se tiene del perfume cuando se pulveriza en la piel. Esta primera percepción es muy importante en el momento de elegir una fragancia, ya que, de una manera casi instantánea, el perfume agrada o desagrada. Los componentes más utilizados que determinarán la salida del perfume son: los cítricos, como el limón, la naranja, la bergamota, la mandarina y el pomelo; los aceites esenciales agrestes, como la lavanda, el lavandín, el espliego, el romero, el tomillo y la salvia; los productos de notas afrutadas de fácil evaporación, como la manzana, la fruta de la pasión, el plátano, la pera, las cerezas, la fresa y la piña; y, finalmente, las notas verdes, como el gálbano, las moléculas químicas que dan sensación de hierba recién cortada; de hojas, etc.
El cuerpo o corazón está formado por componentes cuya evaporación es algo más lenta, y sirve de puente o conexión entre la salida y el fondo. Así mismo, es muy importante saber trabajar el cuerpo de un perfume para darle carácter y proporcionarle la duración precisa que permita acceder al fondo. En el corazón de un perfume intervienen básicamente las materias primas florales, es decir, tanto los absolutos naturales extraídos de las flores como algunos componentes químicos que existen en la naturaleza y forman parte de dichas flores. Las flores más utilizadas son la rosa, el jazmín, el muguet, las lilas, la flor de azahar, el nardo, el ylang ylang, el iris y las violetas. En esta fase intervienen también las notas anisadas, como el anís, la badiana, la albahaca y el estragón, y las notas especiadas, como la pimienta, la canela, el genjibre, el comino y la nuez moscada. El fondo está constituido por elementos de moléculas pesadas, muy poco volátiles, como las maderas, los resi-noides y los almizcles, que tienen como particularidad la fijación. Por tanto, la nota de fondo es como el broche que cierra la creación, y que ayuda a la salida y el cuerpo a evolucionar despacio en su evaporación. Entre las notas amaderadas que intervienen en el fondo de una fragancia cabe destacar el pachuli, el sándalo, el cedro, el vetiver y el musgo de encina o de roble. Entre los resinoides más importantes se encuentran el incienso, la mirra, el benjuí y el láudano. Estos componentes aportan un aspecto balsámico y dulce al fondo. En este aspecto, no se pueden olvidar la vainilla, la tonka y el bálsamo del Perú. De entre los almizcles y las notas animales cabe citar la civeta, el castóreo, el eos tus y el ámbar gris. Sin embargo, en la actualidad se tiende a evitar el uso de productos cuya obtención implica una manipulación desagradable para los animales, y en su lugar, para las notas de fondo animales y almizcladas, se utilizan cada vez más moléculas sintéticas de igual o mayor calidad que las ofrecidas por la naturaleza.perfumesEn el dibujo se muestra la distribución de las notas odoríferas en relación a su orden de aparición y permanencia. Las más inmediatas y volátiles se denominan «de cabeza» (cítricas, aldehídicas, verdes y algunas frutales), las intermedias, «de corazón» (florales, aldehídicas, chipradas), y las últimas y más permanentes, «de fondo» (maderas, de procedencia animal, ámbar, vainilla).

Perfumes y fragancias

estructura de un perfume, Estructura de los perfumes, estructura del perfume, componentes del perfume, estructura y calidad de los perfumes, componentes de un perfume, notas de un perfume, estructura quimica de los perfumes, fases de un perfume, fases del perfume, notas de los perfumes, formulas de perfumes famosos, estructura aromaticq de los perfumes, persume conconponente de mora, perfume estructura quimica, composicion qca de la fragancia de perfumes, notas de perfume de salida cuerpo y fondo, las fases del perfume, formula quimica del perfume, formula quimica de la fragancia del limon, estructura molecular de los perfumes

Perfumistas famosos

Los avances científicos que se registraron a partir del siglo XVII y que experimentaron un fuerte impulso durante el XIX, definiendo la sociedad industrial, tuvieron un gran impacto en el campo de la perfumería. Prácticamente hasta el estallido de la Revolución Francesa, la aristocracia y la alta burguesía delimitaban el mercado de las fragancias e imponían, en cierto modo; las reglas de su consumo.

En este contexto, el perfumista era un artesano cuyas creaciones adquirían prestigio en la medida en que algunas grandes familias se lo concedían. Pero a partir de ese momento histórico, en el que la burguesía alcanzó el poder y las democracias parlamentarias crearon el marco propicio para la expansión económica sustentada en los adelantos científicos y tecnológicos, los perfumistas salieron de su secular anonimato artesano y firmaron sus fragancias.

No es casualidad que en la Exposición Universal celebrada en 1865; en París, uno de los miembros del jurado fuese el perfumista Eugéne Rimmel. De la larga lista de grandes creadores de perfumes que supieron conjugar el talento artístico con los conceptos industriales de los nuevos tiempos destacan los nombres de Frangois Coty, Pierre-François-Pascal Guerlain, Ernest Beaux, Germaine Cellier y André Fraysse, entre otros.
François Coty fue uno de los pioneros de la nueva concepción industrial de la perfumería al colocar sus creacio-nes en los bazares. Coty, a quien se debe el perfume Chypre que ha servido de base a una de las familias de fragancias básicas de la perfumería moderna, tuvo el acierto de contar con Rene Lalique, uno de los grandes re-presentantes del An Nouveau, para el diseño de sus artísticos frascos. Pierre-Frangois-Pascal Guerlain, fundador de la casa Guerlain, fue el iniciador de una saga en la que han destacado su hijo Aimé y, sobre todo, su nieto Jacques. Éste introdujo en el mercado una línea de perfumes de gran originalidad, con marcas como Milsouko, Shalimar, etc., que han continuado sus sucesores, el último de los cuales es Jean-Paul Guerlain. Ernest Beaux, perfumista de la casa Rallet, ha pasado a la historia como el creador del primer perfume elaborado sobre la base de una sustancia sintética y acaso el más célebre de los creados en el siglo XX, el Chanel N°5. La audacia de Beaux en el empleo de los aldehidos no sólo le dio la posibilidad de elaborar otros exitosos perfumes, como Cuirdc Russic y Chanel N° 22, para Coco Chanel, y Soirde París, para Bourjois, sino que, rompiendo tradicionales tabúes, instaló definitivamente la perfumería en la era industrial. La irrupción de la primera mujer en el masculino círculo de los perfumistas no se produjo hasta poco antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial. En 1944, la francesa Germaine Cellier se dio a conocer con Bandit, un potente y sensual perfume que elaboró para Roberto Piguet. A esta creación le siguieron Vent Ven, para Fierre Balmain; Coeur-Joie, con el que Nina Ricci entró en el territorio de los perfumes, y muchos otros que se caracterizaron por su originalidad y vigor. En 1946, Cellier fue también, como directora de la firma Exarome; la promotora de la primera película que se realizó sobre el perfume.
Otros grandes nombres de la perfumería moderna son los de André Fraysse, creador de Arpége, de Jeanne Lanvin; Henry Almeras, a quien se debe el exquisito Joy, de Patou; Maurice Blanchet, autor de Sans adíen, de Worth; Jean Caries, creador de los exitosos Tabú y Canoe, de Dana, y Louis Armingeat, Ernest Daltroff, Henri Robert y Eugéne Rimmel, entre otros.perfumesEn la imagen, Jacques Polge, «nariz» de la casa Chanel y responsable directo de dos perfumes recientes, Coco y Egoïste, que han hecho honor a los clásicos productos de la casa como Chanel N.° 5 o los Chanel N° 19 y N° 22.

Perfumes y fragancias

perfumistas famosos, perfumistas, creadores de perfumes, grandes perfumistas, perfumistas más famosos, casas perfumistas, creadores de perfumes famosos, perfumistas importantes, creadores de perfume, creadores de fragancias, nombres famosos perfumistas, perfumes creadores, perfumes famosos y sus casas, casas de perfumes famosas, perfumista nombres franceses, perfumistas famosas, perfumistas famosos 5, perfumistas francesas, nombres de perfumistas famosos, nombres de creadores de perfumes, creador de perfumes, creadore sde perfumes, creadores de perfume franceses, creadores de perfumes??, el mas famoso creador de perfumes, erfumista, grandes perfumistas de la historia, los creadores de perfume, Nombre de creadores de perfumes, nombre de los creadores de perfumes

Las pruebas del aprendiz de perfumista

Para ser un perfumista se han de poseer cualidades olfativas innatas y, adquirir unos conocimientos técnicos específicos; lo cual exige voluntad y esfuerzo por parte del aspirante a ser un «nariz». En primer lugar; el aspirante a perfumista debe tener en cuenta que el aprendizaje se sustenta en un sistema general, pero que el método personal de trabajo y la propia experiencia son primordiales para dar forma a un perfume, ya que el acierto en la combinación de las materias odoríferas está estrechamente relacionado con la percepción que tenga de ellas y las asociaciones que le sugieran. Esto significa que; sobre la base de una sólida formación académica, un buen perfumista es aquel que acaba haciéndose a sí mismo; aquel que es capaz de armonizar el talento artístico y los co-nocimientos científicos y prácticos para producir un perfume original. En general, el proceso de aprendizaje de un perfumista se inicia con la constatación de las aptitudes olfativas naturales, y se desarrolla luego con la adquisición alternada de conocimientos teóricos y empíricos acerca de las materias odoríferas.
El examen que determina la capacidad perceptiva de los olores y la memoria olfativa del perfumista consta de una serie de pruebas orientadas al reconocimiento de ciertas fragancias y a su asociación con una experiencia, así como a calibrar su imaginación y sus preferencias. Para este examen se emplean tiras olfativas, también llamadas mouillette o lonche, que se identifican con números o letras y se impregnan con diferentes sustancias odoríferas características, habitualmente diluidas en soluciones alcohólicas al 1 % más o menos. Estas tiras se dan a oler una a una al aspirante para que identifique las fragancias y anote sus impresiones olfativas y asociaciones. La operación se repite con otras materias odoríferas que el aspirante debe reconocer seleccionando series de fragancias y asociándolas por pares, y comparar las sustancias de las distintas series estableciendo semejanzas; asociando las afines, etc. En este primer paso; el futuro perfumista toma conciencia de que sus cualidades se potenciarán en la medida que aprenda a oler de modo consciente y crítico, y que ello se alcanza mediante una técnica y un duro aprendizaje. Una vez superado el examen de aptitud, el aspirante a «nariz» aprende la técnica de olfacción, que representa un largo y arduo proceso orientado a dominar los recursos técnicos para reconocer, memorizar, asignar y combinar las materias odoríferas que pueden dar forma a un perfume original.
perfumesLa tarea de un perfumista no es únicamente la de elaborar eau de parfums; también debe idear fragancias sencillas con las que perfumar toda clase de productos higiénicos y cosméticos como jabones, detergentes, aromatizadores…

Perfumes y fragancias

proceso de elaboracion de perfumes, el aprendiz de perfumista

La formación del perfumista

La entrada en escena de las materias odoríferas artificiales no desplazó la figura del maestro perfumista, pero contribuyó a modificar la tradición.

El perfumista moderno debe poseer unas aptitudes naturales para el olfato y, además, experiencia de laboratorio, pero también conocimientos químicos y farmacológicos adquiridos en una escuela superior.

En consecuencia, su formación en el «arte del perfume» ya no se limita al territorio de un determinado maestro y a los conocimientos que éste quiera transmitirle.

Los aspirantes a perfumistas, sin olvidar que deben completar sus conocimientos y desarrollar su capacidad en los laboratorios de las grandes casas de perfumes, pueden seguir estudios en Francia, en la Ecole Givaudan-Roure de Argenteuil, en el Institut Supérieur International du Parfum, de la’Cosmetique et de l’Aromatique Alimentaire de Versalles y en la Universidad de Montpellier; y en Italia; en la Universidad de La Sapienza de Roma.
perfumesLa debida clasificación, etiquetación y conservación de las esencias es uno de los pilares en los cuales se. sustenta el complejo entramado que conlleva la elaboración de un perfume.

Perfumes y fragancias

escuelas perfumistas, perfumista francesa, escuela perfumista, escuelas de perfumistas, la formación en el perfume, escuelas de perfume, escuela de perfumistas, escuela de perfumería formacion, cursos de perfumista en Francia, academia perfume francia

Requisitos para ser perfumista

A lo largo de la historia, el oficio de perfumista ha estado imbuido del hálito del artista. Eugéne Rimmel; conocido perfumista francés del siglo XIX; exigía para este especialista la consideración de artista, ya que; como el pintor o el músico que buscan en los colores o en los acordes el modo de imitar a la naturaleza, el perfumista trata de imitar «el perfume de todas las flores que se rebelan contra su destreza». En esta destreza, precisamente, se asientan el oficio y el prestigio del perfumista, los cuales, a su vez, se desarrollan mediante la experiencia y el estudio de las propiedades de las materias que intervienen en la elaboración de los perfumes. El «arte del perfumista» consiste, por tanto, en la conjunción de los conocimientos científicos, la experiencia personal y el talento para el trato y la combinación de los elementos aromáticos. Como ocurre con todas las artes antiguas, el origen de la perfumería es oscuro y, por ende, también el de los perfumistas. Probablemente estuvieron ligados a los ritos religiosos, pero también a los usos domésticos, como es el caso de los egipcios. Se sabe así mismo que, dada la escasez de perfumistas, en la Antigüedad hubo mujeres refinadas que se encargaron de su tocador y de la elaboración de los cosméticos para su acicalamiento personal. Sin embargo, las dificultades para conseguir determinados productos exóticos y la complejidad de las fórmulas para obtener una fragancia armónica, acabó por dejar en manos de especialistas la producción de los perfumes. Estos especialistas, en general, conocían las propiedades y los efectos de las plantas, y era frecuente que fuesen boticarios. En la Biblia se utilizan indistintamente los términos «boticario» y «perfumista», porque, según Rimmel, «ambos oficios eran uno solo». El perfumista ha desarrollado su oficio rodeado de un aura de secretismo y; en cierto modo, al margen de los estudios académicos. El peso de la experiencia práctica para el dominio de una materia tan versátil, evanescente y «voluble» como el olor ha establecido históricamente la preponderancia de la figura del maestro perfumista, dueño y señor de los secretos de su arte, como única fuente de conocimientos a la que podían recurrir los aspirantes. Estos viejos maestros, celosos guardianes de su saber, apenas se mostraban dispuestos a transmitir a sus discípulos los secretos de su arte; antes bien veían en ellos extensiones menores de sí mismos, sumisos ejecutores de sus intocables fórmulas.perfumesSe denomina órgano de perfumista al conjunto de aceites esenciales, dispuestos de forma ordenada por familias, de los que se vale el «nariz» para elaborar los perfumes.

Perfumes y fragancias

perfumista, perfumista estudios, como ser perfumista, ser perfumista, organo de perfume, elaboracion de un perfume, estudios para ser perfumista, como ser un perfumista, maestro perfumista, estudiar perfumista, organo de perfumista, organo del perfumista, estudios de perfumista, perfumistas franceses, estudiar para ser perfumista, el arte del perfumista en la biblia, como hacer nariz de perfumes, donde estudiar para ser perfumista, estudio de los perfumes, estudiar perfumeria, donde estudiar para nariz?, como ser un buen perfumista, como ser maestro perfumista, que estudiar para ser perfumista, quiero ser perfumista, ser maestro perfumista, donde estudiar para perfumista, organo de perfumista precio, estudios de un perfumista, donde estudiar para ser un nariz

Sociedad y perfume

Los perfumes, del mismo modo que los olores corporales, estimulan la imaginación y el deseo sexual, y confieren a quienes los usan con frecuencia lo que Schleidt, citando a Swang, llama «una segunda naturaleza».

Por tanto, si el olfato, a través de las señales odoríferas que alcanzan los centros cerebrales de la emotividad y de la afectividad, interviene en la sexualidad, la alimentación, los estados de ánimo y el carácter, es decir, en los impulsos básicos del comportamiento, debe dársele la importancia que tiene en relación con las zonas más profundas de la conciencia y conducta humanas.

Las tendencias sociales que en el umbral del siglo XXI parecen revalorizar las emociones y la afectividad del hombre, situándolas en el mismo plano que los conocimientos, han dado al perfil y al trabajo del perfumista una nueva e importante dimensión.
perfumesLa sexualidad; en su doble dimensión de rol social y fuente de placer erótico, continúa siendo el elemento básico a la hora de diseñar algunos perfumes y las consiguientes campañas de publicidad.

Perfumes y fragancias

perfumes y sociedad

Preferencias olfativas

Desde la más remota Antigüedad, el hombre constató que la quema de ciertas maderas o cortezas aromáticas podía provocar cambios en los estados de ánimo, predisponer a ciertos recuerdos; causar bienestar o excitar el deseo sexual. A lo largo de la historia, los perfumes se han usado principalmente con este propósito, y en la sociedad industrializada el cometido sigue siendo el mismo. En cualquier caso, el conocimiento de que el género sexual, la edad, el carácter y la educación social y cultural configuran las preferencias individuales ha hecho más selectivo el uso de los perfumes. Las investigaciones sobre las preferencias indican que hasta los cinco años de edad, el hombre percibe como positivos la mayoría de los olores, incluso los fecales. Hacia los ocho años; los niños de ambos sexos muestran cierta preferencia por el olor a fresa; pero a partir de esa edad, los varones se inclinan por el olor de la vainilla y las niñas, por el de las almendras. Las diferencias entre uno y otro sexo se acentúan a partir de la adolescencia, cuando a los quince años las adolescentes prefieren los olores de la violeta, la almendra, la cebolla, el alquitrán y el alcohol, mientras que los varones se inclinan por los olores de los cítricos, los almizclados, el cananga o la madreselva. Cabe señalar así mismo que la mujer, a medida que madura, pasa de preferir aromas frescos a otros más densos y embriagadores.perfumesLas preferencias olfativas son distintas en el hombre y en la mujer, y también varían con la edad.

Perfumes y fragancias

imagenes olfativas, que son imagenes olfativas

Diferentes tipos de olores

Entre los «olores de civilización» figuran los olores desagradables de los gases emitidos por los tubos de escape de los automóviles, las fábricas, el tabaco, etc., y los olores agradables de los cosméticos, los perfumes, la ropa limpia; ciertos disolventes… Entre los olores relativos a la alimentación se encuentran los olores negativos producidos por los alimentos corrompidos o excesivamente cocidos o quemados; así como los que contienen un elevado índice de albúmina, y los olores agradables que producen los alimentos frescos, las bebidas y los guisos correctamente elaborados. Entre los olores de la naturaleza son considerados desagradables los producidos por materias vegetales o animales en descomposición, los excrementos y los vómitos, y agradables los relacionados con el bosque, la madera, las flores, las hierbas e incluso el heno, así como el mar, el aire, la tierra húmeda, etcétera. Por último, en el apartado de los olores humanos figuran primero los olores desagradables, como los producidos por las excreciones fisiológicas, las exudaciones, sobre todo el olor axilar, y la halitosis, y en segundo lugar, los agradables, entre los que están los propios olores corporales y los de las personas queridas (hijo, pareja, etc.), y los sexuales. Al igual que los restantes mamíferos, el hombre desprende señales odoríferas, ya que dispone, como aquéllos, de glándulas específicas, las llamadas glándulas apocrinas. Estas glándulas, que son sudoríparas, no se desarrollan plenamente hasta la adolescencia, cuando son estimuladas por las hormonas. Aun cuando los componentes químicos no son suficientemente conocidos, se ha convenido en que son ellas las que producen el «olor corporal», que es retenido por el vello de las axilas y de los órganos genitales. Pero el olor corporal está condicionado, además, por la diferente distribución y número de las glándulas apocrinas según las razas, la alimentación y los hábitos de vida, lo cual identifica a cada individuo y determina la percepción de extrañeza en los otros. También el sexo otorga unas características odoríferas particulares, de modo que el hombre y la mujer desprenden un olor distinto, y más intenso el de ésta que el de aquél. Así mismo, las alteraciones metabólicas o determinadas patologías producen olores particulares, como el fétido de los trastornos hepáticos, los cánceres, etc.; también los estados de ánimo provocan olores específicos, como el característico «olor del miedo». Precisamente, en la interrelación entre los estados anímicos y los olores reside en buena parte el origen de los perfumes.perfumeLos olores denominados «frescos» son aquellos que poseen la agradable cualidad de dilatar las vías respiratorias. Sin embargo, si imaginamos una fuente de agua estancada en este bello paraje, la lectura olfativa puede ser muy diferente.

Perfumes y fragancias

tipos de olores, olores agradables y desagradables ejemplos, olores agradables ejemplos, ejemplos de olores agradables, olores agradables y desagradables, diferentes tipos de agua, ejemplo de olores agradables, lista de olores agradables, olores, tipos de olores agradables, olores desagradables y agradables, ejemplos de olores agradables y desagradables, olores desagradables ejemplos, diferentes tipos de olores, clases de olores, tipos de olor, tipos de olores de perfumes, clases de olor, ejemplos de olores, Ejemplo de olores suaves, olores agradables, olores suaves, lista de olores agradables y desagradables, tipos de olores y ejemplos, lista de olores, ejemplos de olor, clases de perfumes, olores suaves ejemplos, olores agradables desagradables ejemplos, alimentos con olor agradable

Olor y cultura

Gracias a la memoria olfativa que se estructura en el sistema límbico vinculada a la experiencia del individuo y a las circunstancias presentes, el mensaje originado tras la percepción experimenta una influencia moduladora y pasa a la zona del hipotálamo, donde las neuronas, sensibles a las variaciones de los parámetros orgánicos, como los de glucemia, osmolaridad, nivel de hormonas sexuales, etc., adecúan las reacciones y determinan el comportamiento de acuerdo con el estado fisiológico. Al mismo tiempo, dado que en la memoria olfativa cada olor percibido está asociado a una imagen mental y, por lo tanto, ha adquirido una determinada significación, cada individuo organiza sus sensaciones olfativas aportando sus propios recuerdos e imágenes personales y, consecuentemente, puede tener un comportamiento particularizado. Esta es la razón de que un olor pueda ser agradable para uno y desagradable para otro, y más aún si se trata de individuos pertenecientes a ámbitos sociales o culturales diferentes. La percepción que una persona tiene del mundo exterior está condicionada, desde su nacimiento, por los mensajes olfativos que recibe. De aquí la importancia de la función e influencia de los olores en el comportamiento cotidiano de las personas, a pesar del relegamiento de su sistema olfativo en la consideración científica hasta no hace mucho tiempo. Los olores, en sus incidencias más primarias para el hombre, están relacionados con factores positivos y negativos de su entorno. Las investigaciones más recientes parecen demostrar que tales incidencias trascienden los campos de la alimentación o de prevención ante ciertos peligros. Según Margret Schleidt, del Instituto Max Planck de Fisiología del Comportamiento y Etología Humana, las definiciones de los olores abarcan «prácticamente todos los órdenes de la vida». Figuran en primer lugar los llamados «olores de civilización» y, a continuación, los olores de alimentos, los de la naturaleza y los humanos.perfumesEl olor de un alimento archivado en nuestro cerebro como deseable o apetecible pone en marcha una cadena de reacciones fisiológicas destinadas a prepararnos para ingerirlo: incremento de las salivación, contracción de ciertas partes del aparato digestivo, etc.

Perfumes y fragancias

imitacion perfume sotto voce, olor del boucheron perfume

Experiencia y olor

La percepción consiste en la reacción de los órganos sensoriales que; ante la acción de agentes externos a los que son sensibles; los induce a su identificación. En el caso de la percepción olfativa se trata de la captación de un olor por las células olfativas situadas en la cavidad nasal y la correspondiente remisión del mensaje al bulbo olfativo y al sistema límbico; que producirá la sensación. Por tanto, la sensación es el producto de los procesos físico-químicos desencadenados por las neuronas una vez que el mensaje de la percepción ha alcanzado los centros cerebrales que controlan la conducta general del individuo. El hecho de que el mensaje olfativo pase directamente a la zona límbica, que rige las emociones y los afectos, determina la estrecha vinculación existente entre el olfato y el comportamiento en los individuos. Así pues, la percepción no es una mera impresión de la realidad que se resuelve en sensaciones primarias, sino en un proceso que capta, identifica y elabora los mensajes sensoriales, y los integra y registra en los esquemas del conocimiento con la intervención de la experiencia pasada y de las circunstancias actuales del perceptor. De este modo, la percepción y la sensación elaboran una imagen mental que se fija en la memoria. El hecho de que cada percepción nueva adquiera sentido junto con la experiencia y la circunstancia presente determina el carácter significativo de la imagen que grabará la memoria. En el campo olfativo es muy importante que la percepción olfativa pase directamente al sistema límbico, ya que éste alberga la memoria y de acuerdo con las experiencias particulares y la conciencia presente que determinan su significación, filtra las influencias negativas y positivas, y modula la reacción del individuo. Esto explica que la percepción de un olor no sea casi nunca indiferente, y que el individuo tienda a considerarlo agradable o desagradable de modo espontáneo y, por tanto, provoque inmediatas sensaciones e influya en las circunstancias presentes. Así mismo, el registro directo de los olores en la memoria, asociado a la emocionalidad, hace que su recuerdo perdure más tiempo que las imágenes o los sonidos. La imagen mental que se forma es la referencia que permite a una persona reconocer un olor de acuerdo con su experiencia vivida. Por ello, es difícil que un olor que se ha fijado en la memoria pueda ser olvidado. No es extraño constatar, a veces, que la percepción de un determinado olor activa el recuerdo de un antiguo episodio asociado a él. La memoria olfativa se convierte así en un rico archivo de la experiencia del individuo, que condiciona su percepción del mundo exterior y que continúa activa independientemente de la conciencia que se tenga o no de ella. El olfato es el único de los sentidos que permanece plenamente activo tanto si el individuo está despierto como si está dormido. Los recuerdos olfativos forman parte de la historia sensible de cada persona, y contribuyen a definir el perfil de su personalidad en la medida en que están relacionados con su experiencia vital. De aquí también la importancia de la memoria olfativa y de la percepción de los olores en el comportamiento diario de los individuos.perfumes¿Por qué huelen las flores?

El perfume característico de muchas flores no es un simple capricho de la naturaleza, sino que cumple siempre una determinada función, de vital importancia para la planta. En algunos casos, la sustancia natural odorífera es un potente insecticida que protege la planta de las plagas. Pero, muy al contrario, en la mayoría de casos, el olor que despide la flor atrae poderosamente a los insectos polinizadores, asegurando de este modo la continuidad de la especie.